Compartir

Queda poco más de una semana para el Sorteo de Lotería de Navidad y, tal y como manda la tradición, hay que comprar décimos. Da igual que las probabilidades de que toque sean muy pocas porque vamos a seguir comprando. Es casi imposible, pero bonito, ¿no? Aunque, quizá, no lo sea tanto si nos timan con ello.

Hay que tener muchísimo cuidado con las estafas en esta época y estar avispado por si nos ofrecen gato por liebre cuando ya se haya celebrado el sorteo. Tenemos que poner especial atención a los décimos que nos venden fuera de los sitios autorizados y mirar que siempre lleven el código y los elementos de identificación para evitar que sean falsos. Si lo compramos por Internet hay que mirar que la dirección de la página web empiece por https:// y lleve un candado o una llave

El timo más común es el del 'tocomocho' y todavía muchas personas son vulnerables a él, ya sea por la edad o por el desconocimiento sobre ello. Si te ofrecen un boleto premiado a cambio de dinero, desconfía y nunca aceptes. 

Normalmente lo hacen en la calle, cuando un hombre o mujer se acerca a la víctima con una calle apuntada en el décimo y, de repente, aparece otra persona, el gancho, asegurando que está premiado. Pero los tiempos que corren han llevado a los estafadores a reinventarse y a utilizar las redes sociales para perpetrar sus delitos. 

La Policía ya alertó hace unas semanas de que por whatsapp te puede llegar un mensaje informando de que te ha tocado la lotería y que tan solo tienes que enviar un correo electrónico a la dirección que viene indicada. Este timo introduce en nuestro dispositivo malwares que permite el robo de archivos y datos personales

Y no solo eso, también por email pueden llegar correos con los sellos totalmente falsificados del Organismo Nacional de Loterías asegurando que el boleto premiado es el tuyo y que para cobrarlo tienes que enviar dinero previamente en concepto de impuestos o aranceles. Evidentemente, no hay premio. Solo lo habrá en el décimo que compras.