Compartir

Los aficionados a la astronomía están de enhorabuena. A partir del próximo 4 de diciembre se desarrollará la última y mejor lluvia de estrellas del año, las Gemínidas, que serán especialmente visibles en la noche del 13 al 14 de diciembre.

Este año el fenómeno se observará especialmente bien en el hemisferio norte: si el cielo está despejado se podrán ver hasta 120 meteoros por hora.

La visibilidad este año se verá también beneficiada con que coincide con la luna nueva, por lo que la luz del satélite no estorbará la visión.

Las Gemínidas, que se descubrieron en 1862, no provienen de un cometa, como es habitual, sino de un asteroide, el 3200 Faetón.

La mejor manera de observar esta lluvia de estrellas es tumbado y a simple vista. La velocidad a la que pasan los meteoritos hacen que sea más fácil verlas así que con unos prismáticos o un telescopio.

Eso sí, ¡abrígate!