Compartir

1Dicen que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. Pero es que hasta para llevar muletas hace fa

Dicen que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. Pero es que hasta para llevar muletas hace falta una buena planificación y entrenamiento… No seremos nosotros quienes te animemos a mentir a tu pareja, tus hijos, tu jefe o tus amigos. Pero, lejos de reparos morales, las mentiras a veces pueden venir hasta bien. Es más, pueden ser un signo de inteligencia: un estudio de la Universidad de Toronto, en Canada, publicado en 2010, señalaba que la mentira en los niños es un signo de inteligencia. Y es que la cantidad de destrezas que requiere elaborar una buena historia no está al alcance de todos, sobre todo a edades tan tempranas.Sea en la edad que sea, y sea una mentira piadosa o más bien cruel, existen una serie de pautas que podemos seguir para asegurarnos de que nuestra 'trola' cuele.Soluciona tus problemas morales:Antes de ponerte a mentir tienes que tener clara esta decisión. Poco importa si tu mentira es piadosa, si es una mentira egocéntrica con la que quieres sacar beneficio o si eres directamente un sociópata mentiroso. La cosa es que no vayas a flaquear una vez metido en harina…

Atrás