Compartir

De momento es un detalle importante, pero que no toca la naturaleza y las formas de aquel polémico concurso tarino. Pero es un primer caso. Algo puede que se haya roto. Los juzgados ya fallan en contra de su celebración para alegría delos animalistas. El Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 4 de Valladolid ha declarado nula, por “no ajustarse a derecho”, la resolución de la Junta de Castilla y León que autorizó el pasado año la celebración del torneo. Según el magistrado el gobierno autonómico no debió aprobar el festejo porque el consistorio de Tordesillas no incluyó en el expediente administrativo una relación con los medios sanitarios que iban a desplegarse durante el espectáculo taurino. “Un aspecto esencial”, según destaca la sentencia, del 6 de octubre de 2015 .

De este modo, el Partido Animalista (Pacma), que recurrió a los tribunales la celebración del evento del pasado año después de que la Consejería de Medio Ambiente no admitiese a trámite su recurso contra la resolución de la Delegación del Gobierno que autorizaba el evento. “Esta condena sienta un precedente importante y nos permite avanzar para conseguir la prohibición definitiva del torneo”, señaló este miércoles el Partido Animalista (Pacma).

Es verdad que la victoria es pírrica y que no entra a valorar la naturaleza del concurso taurino. El juez da la razón a los animalistas en uno de esos puntos. “El Ayuntamiento no envió la relación de los medios sanitarios que se van a utilizar y los espectáculos taurinos en los que se van a emplear”, recalca el magistrado, que destaca la importancia de ese documento para que el organismo competente apruebe o no el festejo.Y así, ante la ilegalidad del festejo de 2014, puede que en 2016 podría cambiar las inercias y que, judicial y administrativamente, se considerarse de otra manera su celebración.

El partido animalista mantiene una larga batalla contra los organizadores de este festejo, de origen medieval, que consiste en perseguir a pie y a caballo a un toro de lidia mientras se le lancea hasta la muerte, tal y como publica el diario El País. Primero, en lo tribunales, denunciando las presuntas irregularidades que se cometen.  Pero también en la calle y a nivel político y social, contando con el apoyo de personalidades que se posicionan contra el Toro de la Vega. Hay que recordar que PACMA entregó al PSOE cerca de 120.000 firmas que exigían al secretario general, Pedro Sánchez, que instase al alcalde de Tordesillas también socialista a que anulase el torneo.