Compartir

En una noche de celebración, algo que nunca puede faltar en el coche o en el bolso de una mujer es un zapato plano con el que acabar la noche. Aunque estés acostumbrada a pasar horas y horas con zapatos de tacón, los modelos que solemos elegir para deslumbrar en una noche de fiesta o una boda no suelen ser precisamente lo más cómodo del mercado.

A falta de una buena plataforma que reduzca el grado de inclinación, si eres de las privilegiadas que aguantan todo un evento con tacones de más de diez centímetros puedes considerarte una auténtica heroína. En la mayor parte de los casos en un par de horas comienza a aparecer pequeño dolor que se hace cada vez más intenso. Por eso, para poder presumir de piernas estilizadas y muy sexys, existe un truco con el que nunca volverás a pensar si con ese precioso zapato podrás pasar toda la noche.

Es muy sencillo y quizás por ello pienses que no tendrá ningún tipo de efecto. Sin embargo, no te adelantes a los resultados y pruébalo al menos en una ocasión. Para evitar el intenso dolor que provocan los zapatos de tacón tan solo necesitas una pequeña tira de esparadrapo, una tirita o cualquier otro tipo de cinta para unir los dedos corazón y anular de tus pies.

De esta forma conseguimos 'desactivar' el nervio que nos produce ese insoportable dolor cuando utilizamos zapatos de tacón. Si no estás cómoda con la cinta adhesiva uniendo tus dedos, no dudes en quitártelo.