Compartir

1Aunque hace un tiempo que ningún torero pierde la vida en las plazas españolas, lo cierto es que cad

Aunque hace un tiempo que ningún torero pierde la vida en las plazas españolas, lo cierto es que cada vez que hay una cogida a muchos se les pone la piel de gallina por las terribles consecuencias que puede acarrear. Las cornadas que vamos a ver a continuación, afortunadamente, no tuvieron un trágico final pero da miedo verlas.Saúl Jiménez FortesEl torero malagueño sufrió una grave cogida el pasado domingo en Vitigudino, a 70 kilómetros de Salamanca. Jiménez Fortes recibía al tercer toro de la tarde de rodillas y éste le daba una cornada en el cuello que hizo que el diestro tuviera que ser trasladado al Hospital Clínico de Salamanca, donde fue operado de urgencia. Ahora, se encuentra estable dentro de la gravedad por herida de asta de toro que le ha afectado a la lengua, al paladar y ha llegado hasta la base del cráneo.Pero hay más. La imagen de la cogida del domingo es la de la derecha. La de la izquierda, igual o más escalofriante, corresponde a otra que Jiménez Fortes sufrió el pasado mes de mayo en Las Ventas. Como se puede apreciar, también afectó directamente al cuello.

Atrás