Compartir

Como cada mes de agosto, las 'Lágrimas de San Lorenzo' recorren la Tierra de un lado a otro, posibilitando en muchos casos, según los expertos, que se pueda llegar a ver hasta dos estrellas fugaces por minuto.

Este fenómeno se produce durante el viaje de la Tierra por el Sol, concretamente en el momento en el que atraviesa una zona de polvo, el cual impacta con la superficie terrestre y causa importantes destellos. Esta lluvia de estrellas se debe, fundamentalmente, al cometa Swift-Tuttle, el cual visita nuestro planeta cada 133 años (el último fue en 1992).

Esta próxima madrugada- del 12 al 13 de agosto- será el momento en el que mejor se podrá observar esta 'lluvia de perseidas'. Aquellos que se encuentran en un lugar oscuro, lejos de las grandes urbes y con un cielo con pocas nubes tendrán la posibilidad de presenciar estas estrellas fugaces que se llevan produciendo con asiduidad desde hace días y que se alargarán hasta el fin de semana.

Este año coincide con un fenómeno que posibilita que puedan verse muchas más que en años anteriores. ¿Por qué? En otras ocasiones, la luz de la Luna dificultaba la visión de las estrellas pero el 14 de agosto- fecha en la que hay Luna nueva- será el momento exacto en el que las Perseidas lleguen a su máximo esplendor, algo que permitirá que sea mucho más fácil identificarlas en el cielo.

Pero… ¿Por qué recibe el nombre de Lágrimas de San Lorenzo? Habitualmente, la llegada de esta lluvia de estrellas se produce en el 10 de agosto, día en el que se conmemora la figura de este santo cristiano quemado vivo en una parrilla de Roma. Sus lágrimas son las que aparecen a lo largo y ancho de todo el mundo.

El cielo, según los pronósticos, va a acompañar así que busca cerca de dónde vives un lugar sin mucha luz y con el que poder presenciar un fenómeno muy popular en nuestro país.