Compartir

Este viernes la dirección del Consejo de Seguridad Nuclear omitió un informe técnico elaborado por geólogos que aludía a las dificultades de la zona para construir el almacén nuclear. Y lo peor del caso es que el pleno de la institución no contó con este informe a la hora de pronunciarse sobre la autorización favorable a Villar de Cañas, según relata El País.

El director del CSN ha asegurado que este informe fue descartado porque sus consideraciones sobrepasaban “las competencias” del grupo que las elaboró. En concreto, los geólogos precisaban que sí era posible la construcción del cementerio atómico en la zona, pero las dificultades del enclave elegido provocarían unos costes sobredimensionados para vencer la inestabilidad de los terrenos.

El director, que ha afirmado que el objetivo del informe de los geólogos no es la valoración de los costes, ha calificado su informe de “anómalo y fuera de procedimiento”.

Por su parte, la oposición del Gobierno de Castilla-La Mancha para levantar el almacén nuclear podría alargar hasta la siguiente legislatura todo el procedimiento, mientras que el Ejecutivo de Emiliano García Page se basa en otros informes para oponerse al proyecto. ¿Qué informes? Se trata de un estudio de ornitólogos. Y es que la Sociedad Española de Ornitología determinó que la zona prevista para alojar el cementerio nuclear era de importancia para las aves del entorno. ¿Es iincontestable este informe? No. Al parecer los mapas utilizados para la elaboración de este informe están desactualizados desde 2010. Fue entonces cuando la propia entidad de los ornitólogos modificó las delimitaciones del territorio de las aves, quedando fuera el enclave elegido para el almacén que quiere Villar de Cañas.

Y claro, mientras, el Ayuntamiento de Villar de Cañas, muy favorable al proyecto, ha amenazado con denunciar al Gobierno castellano-manchego y a su presidente, García-Page, por “prevaricación administrativa”. Las autoridades locales han insistido en que los informes en los que basan su decisión de ampliar la zona protegida, descartando la posibilidad de construir el almacén atómico, no son válidos por obsoletos, y todo responde a una decisión política (PSOE y Podemos incluían en su programa el rechazo a la construcción de esta infraestructura) y no tomada por técnicos.