Compartir

Zimbabue presentó este miércoles cargos contra el primero de los acusados de abatir al león protegido Cecil, cuya muerte ha provocado una ola internacional de indignación. Un tribunal del país acusó a Theo Bronkhorst de “no supervisar, controlar y dar pasos razonables para prevenir una caza ilegal”. A Bronckhorst le detuvieron el martes ha sido señalado como el organizador del safari en el que el dentista estadounidense Walter Palmer mató a comienzos de julio al popular león.

El animal, además de estar protegido, sufrió una carnicería. Tras no conseguir abatir al animal con una flecha, Cecil agonizó durante 40 horas antes de ser ultimado con un tiro. Bronkhorst se declaró no culpable y salió bajo fianza de 1.000 dólares.

Además de los dos actores principales de este drama hay un tercero, el dueño de las tierras donde fue abatido, Honest Ndlovu. Pues bien, contra él no se han presentado por el momento cargos contra él. de momento, primero testificará y después se decidirá sobre una acusación.

Y aquí surge la gran duda: ¿Qué pasará con el principal implicado en la muerte de 'Cecil', el estadounidense Walter Palmer, que además tiene antecedentes de caza ilegal? El dentista estadounidense, de 55 años, está siendo objeto de una campaña masiva de críticas que le han llevado a cerrar su clínica. Y casi 300.000 personas han firmado una petición en Internet que pide justicia para 'Cecil' y reclama al Gobierno de Zimbabue que detenga la emisión de permisos de caza para los animales que están en peligro de extinción.

Según la investigació del incidente, Palmer pagó presuntamente 50.000 dólares por cazar al felino protegido. Las pesquisas indican que el dentista estadounidense y el responsable del safari en el que participaba engañaron a 'Cecil', de 13 años y el animal más representativo del parque nacional de Hwange, para que saliera de la zona protegida. Una vez fuera del parque, Palmer le disparó su flecha. 

¿ES MÁS PELIGROSA LA OPINIÓN PÚBLICA O UN LEÓN?

En este punto puede ser necesaria una reflexión. ¿Qué es más peligroso, internet y las redes sociales o un león? El dentista Palmer a esta hora debe tenerlo claro. La policía de Minnesota tenía ayer rodeada su clínica dental en la localidad de Bloomington, cerca del aeropuerto de Minneapolis, y habían cortado el tráfico de la Avenida de Rhode Island, en la que ésta se encuentra. No porque estuvieran buscando a Palmer, sino para protegerle de la ira ciudadana.

Ya hay más de 75.000 firmas suscribiendo una petición a Barack Obama la extradición de Palmer a Zimbabue. Y se celebró  una manifestación frente al centro, convocada por la Coalición para los Derechos de los Animales, con el objetivo de protestar por “la vergonzante conducta de Palmer, y para que él se dé cuenta de los miles de voces de furia y angustia que se han alzado en todo el mundo contra él”.