Compartir

1Que no respetes el cierreAlgo que cabrea notablemente a los empleados de un supermercado es ese típi

Que no respetes el cierreAlgo que cabrea notablemente a los empleados de un supermercado es ese típico cliente que acude a última hora a realizar la comprar. Siempre hay algún caso que responde verdaderamente a una urgencia, si no tienes un ingrediente fundamental para hacer la cena, y eso no es precisamente lo que las saca de sus casillas.En realidad, lo que no entienden es que algunos clientes acudan cinco minutos antes del cierre del establecimiento a realizar la compra de la semana, con la variedad de productos que conlleva. Una vez dentro, no les queda más remedio que respetar tu compra. Eso sí, como cualquier en su trabajo, a las cajeras también les gustaría salir a su hora.

Atrás