Compartir

Son muchas las personas en el mundo que tienen “aerofobia”, es decir, miedo a volar. Por ello, utilizan alternativas mucho más lentas y probablemente costosas para trasladarse de una ciudad a otra.

Si los aterrizajes y los despegues son un punto capital en este punto de “terror”, Boeing parece dispuesto a contribuir a ello. ¿Por qué? El fabricante ha presentado en su canal de Youtube el modelo 787-9, el cual será la estrella del salón aeronaútico de París.

¿Y qué tiene de especial este modelo? Además de sus prestaciones (viajar con más de 300 pasajeros a casi 13.000 kilómetros por hora), lo que más sorprende en las imágenes es el increíble despegue, que coloca el avión en posición prácticamente vertical.

Los pilotos expertos consiguieron en tan sólo unos segundos poner el avión así, algo que, tranquilos, no ocurriría en un vuelo comercial. ¡Por el momento es imposible!