Compartir

Grandes constructoras de todo el mundo, entre ellas las más grandes de nuestro país, estaban pendientes de la adjudicación de las gigantescas obras que sobre todo el Mundial del Qatar 2022 prometía. Todo un plan de infraestructuras de más de 200.000 millones de euros que, por hacernos a la idea, podría suponer un premio gordo parecido alta archivamos Ave Medina-La Meca, en manos de un corsorcio español. Pero ahora todo eso puede quedarse en agua de borrajas. El presidente de la Comisión de Auditoría y Cumplimiento de la FIFA, Domenico Scala, confirmó que si se demuestra que la corrupción influyó en la elección de las sedes, éstas podrían ser invalidadas.

La FIFA admitió por primera vez que se podría anular el proceso de elección de las sedes de los mundiales de fútbol de 2018 y 2022, Rusia y Qatar, respectivamente, si se comprueba que actos de corrupción influyeron de forma determinante en la decisión final. Así lo señaló el presidente de la Comisión de Auditoría y Cumplimiento de la FIFA, Domenico Scala, quien fue encargado por el presidente en funciones, Joseph Blatter, de dirigir reformas estructurales en la organización ante los escándalos de corrupción que le afectan.

“Si surgieran pruebas de que la elección de Qatar y Rusia sólo ocurrió gracias a la compra de votos, entonces la elección podría ser invalidada”, declaró Domenico al diario suizo SonntagsZeitung, pero indicó que tal evidencia todavía no ha aparecido. La Justicia suiza investiga supuestos actos de corrupción en la designación de ambas sedes y últimamente transmitió a una decena de miembros de la FIFA, que integraron el Comité Ejecutivo que en 2010 participó en esa votación, su interés por reunirse con ellos en relación a este caso.

Se trata de personas que no residen en Suiza y que se encontraban en este país hace diez días para participar en el Congreso de la FIFA del que Blatter salió reelegido, para presentar su renuncia dos días después. Además, la investigación de la Justicia de EEUU por corrupción en la FIFA -centrada en la adjudicación de contratos para la transmisión, publicidad y auspicio de torneos de fútbol en Latinoamérica y EEUU- también tiene una vertiente relacionada con la elección de Rusia y Qatar como sedes de los próximos mundiales.

La elección de Qatar fue la más criticada, al tratarse de un país sin tradición ni infraestructura futbolística. Qatar, además, fue denunciada por reputadas organizaciones defensoras de los derechos humanos por violaciones a los derechos laborales más elementales en los trabajos de construcción de las obras que requiere la celebración de la Copa del Mundo en 2022.

¿Y EL 'MANÁ' DE LAS OBRAS?

Precisamente, pendientes de estas obras y su adjudicación estaban buena parte de las principales constructoras de todo el mundo y, por supuesto, también las españolas. Si finalmente el Mundial de fútbol de 2022 no tiene a Qatar como sede, algunos de los proyectos se quedarán en nada. ¿Qué supondría? Por ejemplo, ACS y su filial Hochtief, su filial alemana, estaban en al parrilla de salida por un premio muy jugoso, ya que es, precisamente, la división internacional de la compañía, la que aporta tres cuartas partes de sus ingresos.

Es más, ACS ya ha participado en algunas licitaciones para la construcción de estadios destinados a albergar el Mundial de 2022 aunque sin éxito por el momento.