Quantcast

Cómo cocinar pescado sin su desagradable olor

Tendrá más o menos adeptos que la carne, pero lo cierto es que el pescado deja un olor insoportable en la cocina durante su preparación. De hecho, muchas personas clausuran por completo el resto de las estancias para intentar que su rastro no invada el resto de la casa. Sin embargo, podemos aplacar e incluso acabar con él si seguimos unas sencillas pautas para cocinar pescado sin su desagradable olor.

Es cierto que el olor depende de la variedad de pescado a preparar, por ejemplo el salmón es uno de los productos que peor olor desprende, pero todos ellos dejan un rastro difícil de disimular. Siempre podrás impregnar toda la casa con distintos ambientadores, aunque en realidad se forma un batiburrillo que dista mucho de lo que entendemos por “hogar saludable”. También, por supuesto, puedes abrir las ventanas, pero teniendo en cuenta que más de algún vecino se acordará hasta de tus parientes más lejanos.

Para llevar a cabo uno de los trucos más llamativos que encontramos por la red necesitamos bicarbonato o leche. La idea es bañar el ejemplar antes de cocinarlo, dejarlo durante al menos veinte minutos y, muy importante, no olvidarnos de aclararlo con agua fría antes de introducirlo en el horno o en la sartén. Así notarías que el olor que desprende se reduce notablemente.

Aun así, si sois de olfato despierto y pensáis que este truco no acaba con la totalidad del olor que desprende el pescado, existen otros trucos que acaparan el rastro de cualquier variedad de pescado y que evitarán que salga de la cocina.

Una de las mejores ideas nos lleva a preparar la guarnición al mismo tiempo que el plato principal. Las patatas son un complemento perfecto para cualquier pescado y, siempre que se hagan en el horno, serán una solución para eliminar su olor. Esto se debe a que el vapor que se genera durante su preparación consigue neutralizar este hedor.

Para cocinar pescado sin su desagradable olor también podemos decantarnos por incluir un pequeño 'intruso' en la sartén. Al colocar un trozo de manzana o una rama de canela en el aceite que utilizaremos para freír reduciremos notablemente el olor que desprende el pescado.

Tampoco podemos olvidarnos de los clásicos más extendidos para combatir los olores del pescado. Las velas aromáticas o el jugo de limón con vinagre son las soluciones más populares para eliminar el rastro que permanece en las paredes de la cocina.

Comentarios de Facebook