Compartir

El fondo convexo (de forma común denominado como 'culo') de las botellas tiene una verdadera de explicación. Seguro que en alguna que otra ocasión te has llegado a cuestionar si esa forma se debía a un motivo que obligara a que fuera así. Y sí, sí que lo hay.

Pese a que existe una falsa creencia que afirma que 'el culo' de las botellas sirve para diferenciar la calidad de los vinos, la realidad es otra bien distinta. La peculiar oquedad convexa, conocida en el mundillo como picada, tiene como principal objetivo el aumentar la solidez y la resistencia del envase para que no se produzcan posibles roturas.

Si la botella fuera totalmente lisa y no presentara ningún tipo de convexidad en su fondo, habría un alto riesgo de que se estallara debido a la presión que se crea en su interior. El porcentaje de que se dé una posible rotura es mucho más alto en los vinos de maceración carbónica, es decir, aquellos en los que la uva es fermentada en una atmósfera de dióxido de carbono justo antes de que la fruta sea machacada.

Las paredes de las botellas de vino son siempre cóncavas (la presión se reparte siempre hacia ellas) y en caso de que la base fuera igual, se acumularía demasiada presión y podría estallar. Una base convexa, tal y como llevan la gran parte de los envases, aumenta la superficie y evita un disgusto a más de uno que fuera abrir la botella tranquilamente en su casa.

Las botellas de cava, en cuyo interior hay una presión de 4 o 5 atmósferas, son las más proclives a estallarse en caso de que no tengan un fondo convexo.

Pero… ¿Es el único motivo por el cual las botellas de vino tienen un 'culo' en su fondo? Sí, al menos es la aproximación más científica. Sin embargo, hay otras razones de sentido común que han provocado esta particular fabricación.

Por ejemplo, para moverlas o al servirlas se pueda meter el dedo pulgar y sea mucho más fácil su manipulación. También, en el mundo de la enología, se asegura que el fondo convexo de los envases se debe a un diseño estructural y de estética y para que las máquinas embotelladoras agarren el vidrio de una forma rápida y segura.

Otras voces explican que ese fondo convexo intenta que ninguno de los posos que pueda haber en el interior caiga a la copa a la hora de servir el vino. Esa es la razón por la que algunos vinos maduros se guardan en botellas con una hendidura mayor.