Compartir

1Dicen los grandes filósofos que en el equilibrio está la virtud. Los excesos no son buenos, y mucho

Dicen los grandes filósofos que en el equilibrio está la virtud. Los excesos no son buenos, y mucho menos cuando hablamos de la salud. Sin embargo, en los países desarrollados la obsesión por la buena salud y la figura están desembocando en una enfermedad de nuevo cuño: la ortorexia.”Hace cinco años se veían muy pocos casos y ahora se ven muchos, son entre el 15 y 20 por ciento de los casos que atendemos”, cuenta Rubén Bravo, experto en nutrición y portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad. Pero, ¿en qué consiste la ortorexia?, ¿qué comportamientos tienen quienes padecen esta enfermedad?Obsesionados por la comida:Explica Rubén Bravo que para un ortoréxico “la alimentación es una religión”. La ortorexia es un trastorno obsesivo compulsivo por comer sano. Una persona que padece esta patología hace de la comida el centro de su vida hasta el punto de condicionar todo lo demás.El límite para considerarse alguien ortoréxico es “cuando las decisiones que toma sobre su alimentación empiezan a limitar su vida”. Por ejemplo, cunado recorren cientos de kilómetros para obtener determinados alimentos, juran que no pisarán determinado restaurante o eluden pisar el súper porque casi todo lo adquieren en el herbolario.

Atrás