Compartir

Tanto a la hora de vender como de comprar, uno de los aspectos más valorados en el mercado es el estado de la vivienda. El precio, además de por la situación y las dimensiones de la construcción, está determinado por el grado de deterioro de sus instalaciones y dependencias. Lógicamente, no es lo mismo una casa a estrenar, impoluta y con todo lujo de detalles, a una vivienda en la que debes emplear tiempo y dinero, a posteriori, antes de realizar la mudanza.

Sin embargo, tanto el tiempo como el dinero invertido en reformar una vivienda deben contemplarse como una oportunidad. Al realizar una búsqueda en el mercado, la mayoría de los compradores desechan inmediatamente las viviendas con una apariencia ruinosa, sin tener en cuenta que tras una mala distribución o unos azulejos destrozados puede ocultarse la casa con la que siempre has soñado.

Adquirir una construcción vieja, siempre y cuando la estructura principal conserve su fortaleza, rebaja considerablemente el precio. De esta forma, una vivienda que se aleja por completo de tu presupuesto se sitúa a tu alcance gracias a su estado. Tan solo es necesario imaginación antes de comprar y el posterior asesoramiento de profesionales en reformas integrales para convertir esa casa deteriorada en el hogar que buscabas.

Se trata de utilizar las dimensiones del piso o construcción, dejarlo libre de paredes y realizar una nueva distribución, adaptado a tu gusto y necesidades. Para ello, es muy importante escuchar la voz de un profesional. Pese a que siempre se amoldará a tus exigencias, un experto conoce multitud de variantes y soluciones para obtener el resultado deseado.

Al igual que el mercado inmobiliario encuentra en Internet una importante conexión entre compradores y vendedores, las reformas ya no son cuestión de los albañiles del barrio. Desde hace varias décadas, empresas como Reformador se ponen a disposición de sus clientes a través de su página web y ofrecen un amplio abanico de opciones para llevar a cabo una reforma integral.

Ya sea para una nueva adquisición como para tu vivienda habitual, el objetivo de esta empresa de reformas en Madrid es ofrecer a sus clientes un servicio completo, desde el planteamiento de los arquitectos hasta la limpieza final.

Por otra parte, las reformas integrales suponen el momento perfecto para revisar al detalle las condiciones de las instalaciones, por ejemplo, de las cañerías, cuyo estado tan solo puede comprobarse al levantar la totalidad del suelo. También puedes ocultar el sistema de aire acondicionado o crear nuevos puntos de calor.

Para llevar a cabo la reforma integral se puede destinar la parte del presupuesto ahorrado en la adquisición de la vivienda. Por el contrario, si lo que buscas es vender, conseguirás incrementar así el valor final de la operación. En el caso de no disponer de este dinero, las empresas especializadas en reformas integrales también disponen de su propio estudio de financiación.