Compartir

El robot Curiosity ha hallado, tras una serie de análisis, la posibilidad de agua salada líquida en Marte, al menos en los primeros centímetros del cráter Gale. El rover, que se posó en la superficie del planeta rojo en el verano de 2012, ha enviado valiosa información que ha dejado patente la presidencia de elementos de hidrógeno fijado a varios sedimentos.

Los expertos aseguran que estos hallazgos podrían tener una vinculación a una más que posible vida animal en Marte. Eso al menos se publica en la revista Nature Geoscience y en las investigaciones del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

“Esta es la primera vez que se constata una evidencia de que existen condiciones en Marte para que haya agua líquida”, explicaban ambos organismos.

Eso sí, la duda ahora radica en saber si las condiciones ambientales son propicias para que exista agua líquida de noche y de día, ya que en Marte las diferencias entre ambas partes horarios son muy importantes. Las voces autorizadas explican que los datos analizados arrojan hasta 90 grados de diferencia en las temperaturas y humedades que están en torno al 100% por la noche y cercanas al 0% durante el día.

El agua, de eso no hay ningún tipo de duda, es requisito indispensable para tener la certeza de que exista o no vida en Marte.