Compartir

El bello fenómeno no ha sido visible desde España, pero sí desde Estados Unidos, México,Canadá o Australia. 

El Sol, la Tierra y la Luna se han alineado de forma casi perfecta. La Luna se adentra poco a poco en la sombra de la Tierra, creando el fenómeno llamado como 'Luna de sangre' por los tonos rojizos que adquiere.

El eclipse en esta ocasión ha sido inusualmente breve. Eso sí, en la zonas en las que era visible podía contemplarse a simple vista.