Compartir

Quienquiera que contrate para desfilar en las pasarelas o como modelo en una sesión de fotos a una modelo con delgadez extrema tendrá que enfrentarse a la justicia francesa, que prevé penas de hasta seis cárcel y multas de hasta 75.000 euros.

La Asamblea Nacional ha aprobado este viernes un recurso presentado por el socialista Olivier Véran que se incluirá en al Ley de Sanidad y que supone que ninguna modelo podrá desfilar si no alcanza el Índice de Masa Corporal definido por la Alta Autoridad de la Sanidad.

El ánimo de esta disposición legislativa es la protección pública, según ha declarado el propio ponente. En Francia existen entre 30.000 y 40.000 personas con anorexia, la mayoría adolescentes y, según Véran, está probada la influencia que la moda puede ejercer.

La Organización Mundial de la Salud considera que un IMC por debajo de 18 es insalubre. Es el mínimo exigido en España desde 2006 para poder desfilar en la Madrid Fashion Week.