Compartir

El Rey Juan Carlos estuvo comiendo el pasado jueves en el restaurante Silk & Soya de Alcobendas, según ha publicado el diario El Mundo. El Monarca, invitado por el exdirector general de la Guardia Civil y la Policía, el socialista Juan Mesquida, no quiso pasar a un reservado y se sentó en una mesa en el mismo salón que el centenar de comensales que no daba crédito a lo que estaba viendo.

Según este diario, el Rey posó con camareros y otros clientes haciendo bandera de su fama campechana y, “relajado”, estuvo dándose un homenaje tailandés en el restaurante de Cipri Quintas al menos durante cuatro horas.

Al parecer, fue el propio Rey quien quiso conocer personalmente al empresario, todo un clásico de las relaciones públicas, la noche y la restauración madrileña. Clientes habituales de este local son, entre otras personalidades, Simeone, José Mota, Santiago Segura o David Bisbal.

El Rey se puso a disposición de Quintas, quien, según el citado periódico, le sugirió un “menú largo pero con raciones pequeñas”. Él pidió que lo que le sirviera, eso sí, fuera “picante” porque, según le dijo, “me viene muy bien para la salud”.

Finalmente el menú servido fue: Tom yam Koong (sopa de langostinos); Won Sen (ensalada de fideos de soja, pollo y pescado; Kapao kai (pollo al wok); Panang Koong (frutos del mar y curry rojo), Phlapak pikthai (dorada con salsa de ostras y pimienta) y solomillo cube.

Para sorpresa de todos los que allí estaban, el Rey se despidió tras una larga sobremesa diciendo lo feliz que se sentía por haber servido al Estado durante toda la vida y que ahora lo que quería era “ver” y “hablar” con la gente y “ayudar más haciendo labores solidarias”.