Compartir

El accidente del vuelo de Germanwings con destino Düsseldorf siniestrado en Los Alpes pone de nuevo en primera plana informativa el término 'caja negra'. Pese a que en los últimos doce meses nos hemos acostumbrado a escucharlo, aún hay muchas incógnitas por resolver sobre su importancia en una catástrofe de tal magnitud. Sin ir más lejos, todavía sorprende que su nombre haga referencia al negro, cuando en realidad su apariencia es naranja.

La caja negra de un avión se refiere a las dos unidades de grabación de datos que incorporan la totalidad de las aeronaves destinadas al tráfico de pasajeros. Su aspecto es alargado y guardan una serie de sistemas que almacenan al completo la información relativa al vuelo. Es prácticamente indestructible, está blindada por una aleación de acero y sí, cuenta con una capa de aislante térmico de color NARANJA, por norma general.

Estos dispositivos siempre se pintan con colores llamativos para que puedan ser localizadas con mayor facilidad. Entonces, ¿por qué reciben este nombre? Los receptores se denominan 'cajas negras' ya que siempre que son necesarias ha tenido lugar un accidente, con mayor o menor gravedad. Del mismo modo, hay expertos que aseguran que hace referencia a la importancia de su contenido.

En cuanto a su localización, los últimos estudios han determinado que la zona trasera de la aeronave es la más segura, por lo que se ubican siempre en la cola del avión.