Compartir

Un Boeing 737 de la compañía china Hainan Airlines ha completado un vuelo con 100 pasajeros con aceite de cocina previamente usado por restaurantes y reciclado como combustible. El avión, con 100 personas a bordo, despegó de Shanghai y recorrió su habitual trayecto hasta Pekín en el mismo día. 

Un vuelo diferente, ya que se utilizó un biocombustible (elaborado al 100% por una conocida refinería del país) que es capaz de emitir según los cálculos de los expertos entre un 50% y un 80% menos de dióxido de carbono que los trayectos que realizan los aviones con un combustible habitual.

Con esta medida, las compañías esperan reducir la alta contaminación que generan todos y cada uno de sus vuelos. Sin embargo, los medios de comunicación de China aseguran que es difícil que se implemente en más operadoras aéreas y que lo hagan con asiduidad debido a su alto coste.

El vicepresidente de Hainan Airlines aseguraba a los medios de comunicación que aún había mucho camino por recorrer, ya que en realidad el vuelo también había utilizado combustible normal, en una proporción de 50-50 para cada uno de sus dos motores. 

No es, sin embargo, la primera vez que un avión de pasajeros realiza uno de sus servicios con biocombustible. La compañía alemana Luthansa lo hizo en el año 2011, fecha en la cual China empezó a barajar la posibilidad de realizar vuelos con un fuel menos contaminante.