Compartir

Pese a que la pérdida auditiva puede afectar a todos los grupos de edad, las personas mayores son las que se ven más afectadas por la presbiacusia, una progresivo deterioro del oído humano que se produce por el envejecimiento. En España, aproximadamente, tres millones de personas padecen esa afección, una cifra que aumenta año tras año.

En épocas anteriores, la presbiacusia aparecía a partir de los 65 años. Sin embargo, la contaminación acústica con la que convivimos ha provocado que su llegada sea mucho más temprana, concretamente en los 50 años. No hay un tratamiento con el que tratarlo, únicamente con la utilización de audífonos, métodos que, en líneas generales, son bastante caras. 

Con la intención de ayudar a los mayores y a su vez a los más desfavorecidos han aparecido en los últimos meses centros auditivos especializados en pensionistas. Ese es el caso del Centro Social del Audífono, que nace con una clara voluntad de acercar la tecnología auditiva a aquellos que tienen más dificultades para acceder a ella.

El Centro Social del Audífono pone especial énfasis en ese aspecto, el de facilitar la cobertura a los que tienen más dificultades para llegar a final de mes. En ese aspecto, todos los pensionistas cuentan en ese centro con precios subvencionados y facilidades de pago, algo que, según asegura Enrique López, director de los centros de Madrid, es necesario para “proporcionar la tranquilidad necesaria al paciente”.

Desde el propio Centro Social del Audífono buscan que ningún mayor quede fuera de ese problema y por ello han ampliado la cobertura y todos los pensionistas podrán realizar gratis en el nuevo local que han abierto en Madrid un estudio auditivo sin ningún tipo de coste. Una manera de prevenir y detectar una situación que afecta cada día a más y más personas.