Compartir

Aunque es muy difícil llegar a quitar o eliminarlas por completo, existen técnicas y trucos que te ayudarán a disimular las cicatrices.

Después der que nuestro cuerpo termine de curar una herida o tras sufrir una quemadura, corremos el riesgo de que en su lugar se quede una marca en nuestra piel.

En muchas ocasiones, las cicatrices pueden resultar bastante antiestéticas, sobre todo dependiendo de la zona en la que se encuentren. Por ejemplo, si están en una zona tan visible como el rostro o los brazos, pueden llegar a ser un problema o causar algún tipo de complejo en la persona que las tenga.

Sin embargo, debes saber que hay bastantes trucos y productos que te pueden ayudar a disimular las cicatrices, e incluso a reducir su tamaño.

Uno de los trucos más extendidos a la hora de intentar que una cicatriz pase lo más desapercibida posible, es la utilización del maquillaje. Por ejemplo, muchas personas recurren a la base de maquillaje para ocultar cualquier cicatriz que tenga en la cara.

También podrías disimularlas con el mismo corrector que utilices para corregir otras imperfecciones de la piel. Esto mismo podrías hacerlo con cualquier otra cicatriz que quieras disimular, sea en la parte del cuerpo que sea.

Además del maquillaje, existen otros trucos y remedios caseros para disimular cicatrices, que además son bastante efectivos ya que te ayudarán a ir reduciéndolas con el tiempo.

Cuando tenemos las cicatrices muy recientes, es bueno aplicarse sobre ellas rosa de mosqueta, ya que esto ayudará no solo a reducir su tamaño sino también a que poco a poco vaya perdiendo el color rojizo que tiene, al estar la piel demasiado sensible.

Pero este no es el único remedio natural para ayudar a regenerar la piel en la zona en la que tengamos una cicatriz. Por ejemplo, puedes aplicarle también la clara de un huevo ligeramente batida todos los días. De esta manera conseguirás que la zona en la que hasta hace nada tenías una herida se vaya regenerando. Los huevos son ricos en colágeno, por lo que son ideales para que la piel quede lo menos dañada y lo más hidratada posible.

Otra cosa que puedes hacer en casa para tratar de reducir y disimular cicatrices es aplicar sobre ellas el zumo de un limón, o pulpa de aloe vera (también puedes ponerte una crema hecha a base de este producto). De esta manera, conseguirás que la cicatriz sea mucho menos visible. Por otro lado, también podrías aplicarte un poco de manteca de cacao para regenerar la zona, y además te ayudará a mantener la piel hidratada.

Por último, existen en el mercado pegatinas o láminas regeneradoras hechas con silicona que te puedes pegar directamente sobre la cicatriz y que te ayudarán a mejorar su aspecto y a que sean menos visibles.