Compartir

Las hermanas Knatalye Hope y Adeline Faith Mata nacieron unidas por varios de sus órganos. Ahora, tras una complicada operación en el Hospital de Niños de Texas, inauguran una nueva vida. Atrás quedan los más de diez meses que han pasado unidas: compartían una pared torácica, los pulmones, el diafragma, el hígado los intestinos y la pelvis,

Más de 26 médicos, entre ellos 12 cirujanos han participado en esta delicada operación que tuvo lugar el pasado día 17 de febrero.

Las niñas siguen ahora en cuidados intensivos. El equipo deberá cerciorarse de que su evolución es positiva.