Compartir

Sentir dolor al tener relaciones sexuales es un problema mucho más común de lo que mucha gente piensa, y que puede llegar a afectar a tres de cada cuatro mujeres a lo largo de su vida.

Pero que sea un problema frecuente en muchas mujeres no quiere decir que entre dentro de la normalidad, por lo que si te pasa repetidamente, es una señal de que algo no termina de ir bien durante tus relaciones sexuales.

Lo primero que tienes que saber es que las molestias durante el sexo pueden producirse por muchas causas, aunque existen pequeños consejos que te pueden ayudar a evitar las molestias.

Algunas de las causas que pueden hacer aparecer este molesto dolor pueden ser ocasionales, pero si las molestias se convierten en un problema persistente, lo que debes hacer es acudir a tu ginecólogo sin dudarlo.

Una de las causas más comunes se debe a un problema conocido como vaginismo, y que puede desarrollarse por múltiples factores. Una de ellas puede ser haber descuidado el cuidado íntimo y arrastrar una infección mal curada. Este es un aspecto que es muy importante no descuidar, tanto por salud como porque puede terminar causando problemas a la hora de la penetración.

Otro de los motivos del vaginismo puede ser que tengas alguna pequeña cicatriz en el interior de la vagina, y en este sentido solo puede ayudarte un médico.

Pero además, también puede deberse simplemente a causas psicológicas, motivadas por falta de seguridad, complejos, o malos recuerdos de experiencias pasadas, que hacen que los músculos de la vagina se contraigan involuntariamente a la hora de la penetración. En cualquier caso, sería necesario que consultases con un especialista que te ayudase a superarlos.

Pero el vaginismo no es lo único que causa dolor al tener relaciones, sino que existen otras causas aún más frecuentes y, normalmente, con fácil solución.

Uno de estos problemas es, por ejemplo, la sequedad vaginal. Si has mantenido una relación sexual sin estar lo suficientemente lubricada, es normal que durante y después del sexo notes dolor e irritación. Por fortuna, este problema tiene fácil solución y, para volver a disfrutar de relaciones placenteras, bastará con que recurras al uso del lubricante. Además, hay algunos específicos para corregir este problema.

Otro de los motivos de los esporádicos dolores al tener relaciones sexuales puede ser que en ese momento tengas una pequeña infección o algún tipo de hongo vaginal.

En este caso, lo que debes hacer es acudir al médico para curar estos problemas, Después de ello el dolor y las molestias desaparecerán y podrás recuperar la normalidad de tu vida sexual. Eso sí, es importante no ir dejándolo para más adelante y tratarlo cuanto antes.