Compartir

Es una realidad: las mujeres son madres cada vez con más edad. La crisis,
las dificultades cada vez mayores para conciliar la vida profesional y la
personal y la apertura a otro tipo de familias alejadas de la tradicional, como
son las familias monoparentales y homosexuales, elevan en España la edad media
de la maternidad en España a casi los 33 años. Concretamente, según
datos del INE de 2013, la edad media de acceso a la maternidad se coloca en 32,
2 años y la media de hijos por familia es de 1,26 hijos.

La situación 'se complica' aún más en el caso de las madres por reproducción
asistida. Según el estudio 'Different models of familiy thus different types of
ART patients' de las clínicas especialistas en medicina reproductiva IVI,
realizado sobre una muestra de más de 130.000 pacientes entre los años 2003 y
2013, la edad media se ha retrasado cinco años en una década.
“El grueso de nuestras pacientes en 2003 tenía entre 33 y 36 años, ahora
tienen entre 38 y 40. Es difícil vaticinar qué sucederá en la próxima década
porque, en este momento, las mujeres españolas están accediendo a la maternidad
en una edad límite para la reproducción natural”
, explica Amparo Ruiz,
directora de IVI Valencia y autora del análisis.

Las variables que más protagonismo tienen en este cambio son las citadas
anteriormente, si bien desde IVI hacen especial hincapié en la entrada en
escena de las parejas homosexuales femeninas
, que según los datos de los
especialistas en reproducción asistida se han cuadriplicado en el último
lustro.

Según los datos del estudio, en 2013 se trataron 230 casos de parejas
lesbianas
, frente los apenas 50 que se registraron en 2009. Y junto a
ellas, las madres solteras que están dispuestas a formar una familia
monoparental. Actualmente, ambos perfiles suponen el 15% de los
pacientes que piden ayuda para ser madres.

En IVI vienen aplicando tres
tipos de reproducción asistida
en sus más de 20 años de experiencia. A
saber: inseminación artificial (que consiste en colocar una muestra de
semen de un donante anónimo o de la pareja en el útero de la mujer); fecundación
in vitro
, que es la fecundación del óvulo con el espermatozoide en el
laboratorio para transferirlo luego al útero materno (“los resultados
de la fecundación in vitro tienen alto porcentaje de éxito”
, comentan
desde la clínica), y la ovodonación, proceso en el que se recurre a una
donante de óvulos.

LAS PAREJAS HOMOSEXUALES, LAS FECUNDACIONES MÁS EXITOSAS

Cabe destacar, en lo que a porcentaje de éxito se refiere, que las parejas
de mujeres salen mejor paradas, según el análisis. Y ello se debe a que las
homosexuales recurren a la reproducción asistida antes (a edades más
jóvenes) que el resto de pacientes. 

Según la doctora de IVI Amparo Ruiz, “la pareja
infértil sigue siendo usuaria de este servicio pero a ésta se le ha sumado
otros perfiles de pacientes como las parejas homosexuales, las madres solteras
por elección o las mujeres que quieren preservar su fertilidad para ser madres
en el futuro, sin tener que recurrir a un programa de donación de óvulos”
.

En este sentido, la Sociedad Española de Fertilidad desaconseja la
fecundación a partir de los 50 años. Según el doctor de la clínica FivMadrid
Eleuterio Hernández, “una menopáusica podría gestar con un tratamiento
hormonal y un embrión implantado, pero desde los 45 (años) aumentan
exponencialmente los riesgos”
. Rafael Bernabéu, director de tres
clínicas en Alicante, es tajante: “Lo ideal es gestar a los 25 años
con tu pareja y en tu casa. Pero este no es un mundo ideal.
Hay una
hostilidad laboral sangrante hacia la maternidad. Ofrecemos ampliar el reloj
biológico cinco, diez años. Y eso, al final, da más libertad a la mujer”
.

LA PRESERVACIÓN DE LA FERTILIDAD

Una libertad que se amplía si a las técnicas de reproducción asistida
sumamos las de preservación de la fertilidad, que además de ayudar
a las enfermas de oncología a ser madres
tras los agresivos tratamientos a
los que se someten, permiten a la madre decidir la edad de su maternidad. Pero
ojo, siempre dentro de unos límites.

“Aunque se aconseja preservar la fertilidad antes de los 38 años,
en este estudio ('Different models of familiy thus different types of ART
patients') se observa que un buen porcentaje de las pacientes que lo hacen por
decisión propia sobrepasan esta edad. Al contrario de las pacientes
oncológicas, que preservan a la edad más temprana -en la que se le diagnostica la
enfermedad- y antes del tratamiento, con una concienciación importante en la
que el oncólogo desempeña un papel clave, las mujeres que vitrifican sus óvulos
para retrasar el momento de ser madre por decisión propia, no acaban de
asimilar la importancia de guardar sus gametos en una edad más temprana”,

explica el doctor Antonio Requena, director médico del Grupo IVI.

Y añade: “La prevención es un aspecto a tener en cuenta por las
mujeres de nuestro siglo. Si una mujer prevé que intentará ser madre a partir
de los 38, debería de prevenir y preservar la fertilidad. Esta va a ser la
única manera de que las próximas generaciones puedan ser madres con sus propios
óvulos. De lo contrario, la mayoría, tendrá que acudir a un banco de óvulos de
donante para poder reproducirse”.

En 2013, más de 500 pacientes preservaron su fertilidad en alguna clínica
IVI
, casi el doble que el año anterior. De ellos, 356 lo hicieron por
motivos no médicos, con la certeza de que recuperarán sus gametos en el momento
que lo deseen y con la misma calidad con la que se conservaron.

Hasta el momento, y desde que IVI puso en marcha en 2007 el Programa de
Preservación de la Fertilidad
, se han realizado más de 1.600 procedimientos
– 906 antes de un tratamiento oncológico y 771 por razones no médicas-, el
80% a mujeres
.