Compartir

Según un estudio publicado por la revista Microbiome, alrededor de unas 80 millones de bacterias se transfieren durante un beso de de diez segundos de duración. Los autores de la investigación aseguran que las parejas que se besan al menos nueve veces al día comparten comunidades similares de bacterias orales.

El ecosistema de más de cien billones de microorganismos que viven en nuestro cuerpo, el microbioma, es esencial para la digestión y la prevención de la enfermedad. Se forma por la genética, la dieta y la edad pero también por las personas con las que interactuamos. Investigadores holandeses estudiaron a 21 parejas, incluyendo la frecuencia con la que se besaban y tomando muestras de lengua y saliva.

Los resultados mostraron que cuando las parejas se besan íntimamente a relativamente altas frecuencias su microbiota salival se vuelve similar y detectaron que al menos nueve besos íntimos por día provocan que las parejas compartan de manera significativa su microbiota salival.

En un experimento controlado de besos, un miembro de cada una de las parejas tomó una bebida probiótica que tiene variedades específicas de bacterias. Después de un beso íntimo, encontraron que las bacterias probióticas en la saliva del receptor se triplicaron y que se transfirieron 80 millones de bacterias durante un beso de diez segundos.

Pero, según este mismo estudio, este intercambio de bacterias no tiene por qué ser malo, ya que, compartir estos gérmenes puede proteger más adelante de infecciones que podrían trasmitirse uno a otro.