Compartir

¿Es posible la conciliación de la vida laboral, familiar y personal en España? ¿Existe discriminación por parte de las empresas hacia las mujeres embarazadas?

Hace apenas unas semanas, Mónica de Oriol, presidenta del Círculo de Empresarios hizo unas polémicas declaraciones que han vuelto a reabrir el debate sobre la conciliación de la vida laboral y familiar en nuestro país. “Si una mujer se queda embarazada y no se la puede echar durante los once años siguientes a tener a su hijo, ¿a quién contratará el empresario? Prefiero a una mujer después de los 45 años o antes de los 25, porque por el medio, ¿qué hacemos con el problema?”, comentó durante la XXV Asamblea Plenaria del Consejo Empresarial de América Latina. 

¿SE PUEDE CONCILIAR ACTULAMENTE EN ESPAÑA?

Marisa Soleto, directora de la Fundación Mujeres, considera que “las dificultades para la conciliación siguen siendo un mal endémico para la sociedad española. Seguimos teniendo miles de ejemplos del mal ajuste de las obligaciones laborales que se manifiestan fundamentalmente en discriminación laboral hacia las mujeres”

Según demuestran varios informes, las mujeres con hijos sufren más el paro que los hombres. Datos ofrecidos por la Fundación Madrina revelan que la tasa de ocupación femenina es menor a medida que crece el número de hijos, pasando del 77% cuando no se tienen hijos al 52% cuando se tienen tres o más. Por el contrario, la tasa masculina apenas se ve afectada por razones de paternidad. 

Una de las principales consecuencias de las dificultades para conciliar ha sido el notable descenso de la tasa de natalidad, tanto en nuestro país como en el sur de Europa. “La principal medida de conciliación sigue siendo que las mujeres dejen de tener hijos, que tengan menos o que retrasen la primera maternidad para que esta no coincida con los años de incorporación y desarrollo en el mercado laboral”, comenta Soleto. 

Además, la crisis económica habría agravado estos problemas, ya que según recuerdan desde Fundación Mujeres, “las recetas laborales que se han aplicado han incidido en el empeoramiento de las condiciones”. 

DISCRIMINACIÓN LABORAL HACIA LAS MUJERES EMBARAZADAS

“No se puede despedir a una mujer por quedarse embarazada. Está prohibido. Hay una serie de normas que protegen la situación de una mujer embarazada y que tiene que ser respetadas, y una serie de mecanismos que están a disposición de las trabajadores”, recuerda Carmen Plaza, directora del Instituido de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades. 

Sin embargo, de la teoría a la práctica hay una gran diferencia. Según un informe de la Fundación Madrina, en España más del 80% de las mujeres embarazadas sufren lo que se llama 'mobbing maternal'. Además, casi el 25 % de las mujeres que se quedan embarazadas antes de cumplir los 25 son despedidas de sus empresas. 

La semana pasada saltó la polémica cuando el concejal del Ayuntamiento de Madrid, Ángel Donesteve, despidió a un alto cargo de su equipo por ser madre por tener un hijo. “Ella prefiere conciliar sui vida personal y familiar, pero yo necesito el máximo rendimiento”, explicó el concejal del distrito de Hortaleza. Aunque días después pidió disculpas, “en su momento no tuvo ningún inconveniente referirse a la maternidad y a la plena disponibilidad para el trabajo como conceptos antagónicos”, recuerda Soleto. 

“Hay muchos casos de mujeres que se han quedado embarazadas y no lo han querido notificar en sus empresas hasta que no han estado seguras de que se les iba a renovar el contrato”, asegura la directora de Fundación Mujeres. Además, no es raro encontrarse con una mujer joven que al acudir a una entrevista de trabajo le preguntan si tiene intención de quedarse embarazada próximamente. En este sentido, hace apenas unos días conocimos que Aena tendrá que pagar 3.000 euros por advertir a una mujer durante una entrevista de trabajo “que no querían bajas por maternidad”. 

Esta situación choca con la realidad que se vive en otros países. Explica Marisa Soleto que por ejemplo en Noruega “es fácil encontrar mujeres a las que han hecho un contrato indefinido apenas un mes antes del parto”. 

MEDIDAS QUE FAVORECEN LA CONCILIACIÓN, ¿QUÉ DEBEN MEJORAR LAS EMPRESAS?

El principal problema a corregir por parte de las empresas para Marisa Soleto es la organización de sus recursos humanos. “Si las empresas tuvieran unos buenos mecanismos de planificación de sus recursos humanos, eliminaríamos muchas cuestiones de discriminación”. Por ejemplo, “una empresa que no quiere contratar a una embarazada, lo que realmente no quiere es tener una previsión de ausencia”.

A pesar de que queda mucho camino por recorrer en materia de conciliación, y de que hay muchas empresas que incurren en “prácticas discriminatorias”, cada vez hay más empresas que “toman medidas activas positivas para ir eliminando las desigualdades sociales que todavía subsisten”, asegura la directora del Instituto de la Mujer, Carmen Plaza. 

“En la web del ministerio, igualdadenlaempresa.com, se suman cada vez más empresas que se preocupan de garantizar una igualdad real y efectiva en las condiciones de empleo”, asegura Plaza. Además, las empresas que apuestan por la igualdad encuentran beneficios para su propia empresa, en cuanto a buen clima laboral y en términos de productividad. Pero, ¿cuáles son las medidas más efectivas para favorecer la conciliación?

Flexibilidad en los horarios, que “haya margen para que las personas puedan entrar y salir de la oficina, por ejemplo si tienes que llevar a tus hijos al dentista, o tienes una tutoría en el colegio”, explica Plaza. 

-Que las empresas dieran a sus trabajadores la posibilidad de teletrabajar desde casa en lugar de acudir obligatoriamente a la oficina, sería otra medida muy efectiva en favor de la conciliación.

-La ampliación de los permisos de maternidad y paternidad establecidos por la ley.Hay empresas que facilitan la ampliación de estos permisos, o facilitan cheques guardería, en aras de la conciliación”, afirma la directora del Instituto de la Mujer. 

MUJERES Y HOMBRES, ¿IGUALDAD DE CONDICIONES?

Uno de los principales problemas que dificultan la conciliación “es que todavía perviven estereotipos”, opina Carmen Plaza. “En el ámbito laboral, cuando un hombre tiene hijos se ve como un elemento de estabilidad y de respetabilidad, y se presupone que va desempeñar muy bien su trabajo porque es una persona con un gran nivel de compromiso”, explica. 

Sin embargo, la cosa cambia cuando hablamos de mujeres con hijos. En este caso, “sigue perviviendo el prejuicio de que es ella la que tiene que llevar a los niños al pediatra, al dentista… Se piensa en la carga que va a tener en el ámbito doméstico, en lugar de en el trabajo que puede llegar a desarrollar en su empresa“. 

Plaza explica que “es necesario trabajar para impulsar la corresponsabilidad”, para que tanto hombre como mujeres puedan compartir las tareas y desaparezcan los prejuicios. En este sentido, Marisa Sotelo cree que “socialmente hombres y mujeres todavía están muy lejos de compartir las responsabilidades familiares y domésticas”. 

La directora de Fundación Mujeres cree que a día de hoy, “la participación de los hombres en los permisos de paternidad y en las reducciones de jornada sigue siendo muy baja, a pesar de que la legislación a abierto esa posibilidad”. 

En este sentido, los países nórdicos van muy por delante de nuestro país y cuentan con permisos de paternidad bastante más extensos. Desde el Instituto de la Mujer, Carmen Plaza asegura que “está previsto que en el momento en que se vaya avanzando en la recuperación económica se amplíen los permisos por paternidad”

LA POLÉMICA CONGELACIÓN DE ÓVULOS DE FACEBOOK Y APPLE

Recientemente se ha conocido la propuesta deFacebook y Apple de pagar a las empleadas que lo soliciten la congelación de sus óvulos para poder retrasar la maternidad. Desde luego, la medida no ha estado exenta de polémica. ¿Se trata de una medida apropiada y de un ejemplo de avance, o más bien todo lo contrario?

Carmen Plaza, directora del Instituto de la Mujer, considera que “la medida lanza un mensaje muy negativo a las mujeres que quieran trabajar allí. Es como si te dijeran que para hacerlo te tendrías que esperar a la edad de abuela para poder ser madre. Es un mensaje terrible y un desincentivo”. Además, considera que choca con otras buenas políticas de conciliación por parte de estas empresas, como las guarderías en los lugares de trabajo, así como con el derecho a la conciliación. 

Por su parte, la directora de la Fundación Mujeres, asegura que a ella la medida no les gusta, “porque pone encima de la mesa la idea de que la maternidad y el desarrollo profesionales son incompatibles”.