Compartir

Según ha revelado un estudio publicado por la revista Plos One, la pérdida del sentido de la muerte es un síntoma que nos india que el fallecimiento de dicha persona no está demasiado lejos. 

Un grupo de especialistas, encabezados por Jayant Pinto, han concluido tras elaborar un estudio que la pérdida del sentido del olfato ayuda a predecir un fallecimiento con más precisión que cuando te diagnostican u cáncer o alguna enfermedad pulmonar. 

Tras la investigación, estos científicos estadounidenses aseguran que dejar de distinguir los olores ayuda a predecir una muerte que se producirá más o menos cinco años después.
¿El motivo? Aunque muchas veces no le demos tanta importancia al sentido del olfato como a otros, éste es fundamental para servir de referencia para el estado general de nuestro cuerpo, y además es un “marcador de la exposición de toxinas ambientales”.

Para llegar a esta conclusión, el grupo de especialistas hicieron una investigación con más de 3.000 voluntarios, de edades comprendidas entre los 57 y los 85 años. .Los investigadores sometieron a los voluntarios a una prueba que consistía en identificar un total de cinco olores: a cuero, a rosa, a menta, a pescado y a naranja. Dependiendo del número de errores que tuvieran en la prueba, los expertos consideraban si esa persona había comenzado a perder o no el olfato. 

Cinco años después volvieron a convocar a los voluntarios para someterse a la misma prueba, pero 430 de ellos ya habían fallecido. De esta manera, los investigadores determinaron que las personas que habían fallado en la primera prueba tenían una probabilidad cuatro veces mayor de morir durante los próximos cinco años que el resto.

La explicación científica de dichas conclusiones, según explican los investigadores, es que el olfato puede predecir una muerte ya que el nervio olfativo, además de receptores de olor, sino que además es la única parte de todo el sistema nervioso que es continuamente regenerada por células madre.

todo el sistema nervioso que es continuamente regenerada por células madre.