Compartir

Los Mossos d'Esquadra han identificado a un hombre que acumulaba más de 40.000 euros en multas de tráfico al usar el coche de su hermano muerto, lo que le permitió esquivar 200 denuncias y seguir conduciendo a pesar de haberse quedado sin puntos del permiso de conducir.

El hombre de 60 años, que tenía su permiso caducado desde el año 2007, burlaba las multas por exceso de velocidad y por no pagar los peajes de autopista. El conductor conducía el vehículo de su hermano, fallecido hacía dos años, hasta que las autoridades le cazaron el pasado 24 de julio.

Se le ha imputado un delito contra la seguridad de tráfico al tener el carné caducado y sin puntos. Al hombre le han inmovilizado el coche en las dependencias policiales hasta que se efectúe el cambio de nombre.