Compartir

“Después de una noche necesaria de descanso, la abuela está en paz con su batalla contra el cáncer de pulmón. Aunque la Abue Betty ya no está físicamente con nosotros, estará para siempre en los corazones de millones de personas a las que tocó cada día– la Abuela Betty no perdió su batalla contra el cáncer, porque el legado que dejó inspirará a millones de personas a #Sonreír, #SerFeliz y #MantenerseFeliz sin importar qué. La lucha ha terminado. La batalla ha sido ganada”, dice el epitafio en el sitio web.

La noticia del fallecimiento de Simpson, natural de Jeffersonville (Indiana), fue comunicada inicialmente a través de su cuenta en Instagram, donde era seguida por más de 684.000 personas, acompañada de una foto de su perro Harley, solo, en la mecedora en la que se sentaba para sus fotos.

“Antes de la secundaria, yo no tenía una niñera. Tenía a mi abuela”, dijo su bisnieto, Zack Belden, en marzo. “Muchos de mis amigos conocía a mi abuela. Y fue genial conectarlos con ella”, declaró a la cadena estadounidense CNN.