Compartir

Después de un comienzo de julio un tanto extraño, con granizadas en lugares poco habituales como Madrid, el verano quiere recuperar el terreno perdido. La previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) muestra una acusada subida de las temperaturas, con cifras superiores a las 40 grados a partir del martes y con un periodo de tiempo bastante prolongado. Un ascenso que se notará más en el centro y sur de la Península y del que ya notaremos un ascenso hoy.

Las temperaturas continúan subiendo. este domingo en buena parte del interior peninsular y en Baleares, áreas donde subirán ligera o moderadamente. No se registrarán cambios significativos en el resto del país salvo en Canarias, donde podría producirse un ligero descenso.

Durante el día, los termómetros superarán los 30 grados en 17 provincias y se quedarán en esa cifra otras cuatro. Destacarán los 37 grados que se esperan en Badajoz y los 38 de máxima estimados en Córdoba, donde estará activada la alerta amarilla por altas temperaturas.

Por la noche, las temperaturas alcanzarán o superarán los 20 grados en 11 provincias del sur y el este del territorio y sólo se mantendrán por debajo de los 10 en Burgos (9), León (9) y Soria (9).

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) pronostica este domingo intervalos nubosos en todo el extremo norte peninsular, con predominio de nubes bajas en el área cantábrica y norte de Galicia y de evolución en Pirineos con posibilidad de alguna precipitación débil y dispersa, más probable en el pirineo catalán, donde puede ser localmente moderada.

En Canarias se esperan cielos nubosos tendiendo a intervalos nubosos en el norte de las islas, y poco nuboso o despejado en el resto del país, salvo alguna nube aislada en puntos del litoral sur, y de evolución por la tarde en el Sistema Central, Ibérico, sierras del sureste y Mallorca.

El viento soplará de flojo a moderado de componente norte en el cuadrante noroeste peninsular, valle del Ebro y Canarias, y del oeste en el suroeste peninsular y Estrecho. Soplarán flojos variables en el resto del país, con intervalos de moderado en zonas costeras.