Compartir

El debut de Garcigrande será recordado por un astado que ha sembrado el pánico en los primeros metros del encierro. Nada más comenzar la subida de Santo Domingo, el astado ha tomado la delantera, se ha distanciado del resto de la manada y ha embestido a todos los corredores que se ha encontrado a su paso, incluso apurando en barrera y paredes.

Momentos de máxima tensión que han producido dos corneados en poco más de 20 metros, ambos por ese veloz ejemplar. Sin duda, para las impactantes imágenes que se han vivido en Pamplona, San Fermín ha realizado una labor importante para frenar la lista de heridos.

Una vez que el toro que marcaba el ritmo ha perdido rapidez, la manada ha tranquilizado el encierro y ha atravesado la puerta de la plaza en dos minutos y veinte segundos. Además de los dos jóvenes corneados mayores de 25 años, Cruz Roja ha informado de tres heridos por diversos traumatismos. Un debut rápido, emocionante y peligroso, muy peligroso.