Compartir

El fenómeno 'mamading' puede no tener su origen en las discotecas de Magaluf, la conocida zona de fiesta de Palma de Mallorca. Una discoteca céntrica de Barcelona preparó a comienzos del mes de junio una fiesta de ambiente gay en la que organizaban un “concurso de mamadas” con un jurado especial: eminencias del mundo del porno que no duraron en participar el evento.

No menos sorprendentes eran los premios que ofrecía dicho concurso. Los ganadores se llevarían 500 euros, los que quedaban en segunda posición ganaban dos vuelos a Ibiza para dos personas y los que acaban la competición en tercer lugar serían recompensados, ojo al dato, con lote de DVD´s porno y un consolador.

Sin embargo, según desvelaba el diario 'La Vanguardia', la discoteca es consciente del evento que estaba preparando, en el que el objetivo es premiar la mejor felación en un “ambiente gay muy promiscuo”. “No es la primera que se hace y otras acerca de quien la tiene más grande o más pequeña”, destacaba el dueño del local al periódico catalán.

Desde esta discoteca de Barcelona rechazan que lo que ocurre en su local tenga algo que ver con lo que sucede en Mallorca, además de señalar que no entienden el revuelo causado por estos eventos. “La gente sabe a lo que viene, se presta voluntariamente a ello”, justifica.

Para todos esos que se escandaliza, según pública 'La Vanguardia, el dueño de esta discoteca invita a ponerse de la misma manera “cuando se produce el festival erótico de Barcelona”.

La patronal de ocio de la Ciudad Condal ha decidido ante los Mossos d'Esquadra el local afectado ya que considera que ofrecen una actividad “ilegal y denigrante”, que es la primera de estas características que conocen en Cataluña.