Compartir

La oreja del pintor Vincent Van Gogh es, para muchos, más conocida que sus propios cuadros. El holandés se cortó la oreja en 1888 tras una fuerte discusión con el también pintor Paul Gauguin con el que vivió durante un tiempo en la famosa 'Casa Amarilla' de Arlés.

Desde entonces, se ha ido creando toda una leyenda en torno a ella. Lo último es que el Centro para el Arte y los Medios de Karlsruhe en Alemania ha sacado a exposición una reproducción exacta de la oreja del artista impresionista hecha a partir de células de uno de sus descendientes.

Esta iniciativa del museo es, cuanto menos, curiosa, por lo que han decidido explicarla a través de su página web. La autora de esta obra es Diemut Strebe, experta en todo tipo de proyectos de bio-arte, que asegura que la forma es totalmente idéntica a la de Van Gogh.

La pieza fue creada a partir de tejido de cartílgo combinado con células de un bisnieto de Theo Van Gogh (hermano del pintor) y el tejido fue reconstruido gracias a una impresora 3D. 

La muestra se conserva en una urna con líquido nutritivo, pero los visitantes del museo pueden interactuar con ella, hablándole a través de un sistema informático que convierte el sonido en impulsos nerviosos.

Esta curiosa pieza, a la que Diemut Strebe ha llamado 'Sugababe' abandonará el país germano en 2015 para ser expuesta en Nueva York.