Compartir

Quienes quieran seguir disfrutando de la televisión deberán
pagar 20 euros por hogar aproximadamente, según informa El Mundo. El dividendo
digital que obliga a las televisiones a que abandonen la frecuencia por la que
emiten para aumentar los recursos del espectro disponibles y poder implantar la
tecnología 4G, exigirá un desembolso económico por parte de los televidentes.

La mudanza del espectro radioeléctrico que requiere la adaptación
a las nuevas tecnologías móviles necesita adecuar las antenas en 1,3 millones
de edificios antes de que acabe el año para poder seguir viendo los canales de
televisión
, lo que supondrá alrededor de 520 millones de euros.

Aunque el Gobierno anunciara la 'reantenización' para enero
de 2014, desde el sector audiovisual no hay consenso sobre la fecha en la que
se llevará a cabo este cambio de frecuencia y probablemente se haga efectivo en
enero de 2015, según fuentes de la patronal de cadenas privadas.