Compartir

Al parecer la cosa fue así: un matrimonio gay y la madre de uno de los afectados se encontraban comiendo en su casa de San Bartolomé de Béjar (Salamanca), cuando la primera edil de la localidad, Montserrat Hernández Barreras, y “sus amistades” irrumpieron violentamente en la vivienda increpando a la pareja con actitud y comportamientos homófobos.

“Ya he metido en un follón a Ana y ahora voy a por vosotros, maricones de mierda. Maricones de mierda, mariconazos”, espetó Montserrat Hernández desde el dintel de la puerta de la propia vivienda del matrimonio. Según elcorreodebejar.com, la alcaldesa arengaba así a otro vecino que había irrumpido en la casa y amenazaba a sus habitantes.

En cuanto a la Ana citada por la primera edil, se trata de la adjudicataria del bar del pueblo, Ana Isabel Martín Díaz, quien había denunciado públicamente el acoso y coacciones recibidos por Montserrat Hernández y sus amistades, que al parecer impedían a los clientes el acceso al establecimiento.

Según elcorreodebejar.com, las amenazas de la alcaldesa podrían estar relacionadas con unas consultas que el matrimonio hizo por escrito interesándose por las cuentas del Ayuntamiento. Izquierda Unida ya ha pedido la dimisión de la primera edil.