Compartir

Es espíritu del mayo del 68 francés se ha dejado sentir hoy en Madrid, cuando los trabajadores de Coca-Cola (y según Twitter también los de Telemadrid) se han sumado a las marchas estudiantes convocadas hoy en la capital para manifestarse contra la reforma del ministro Wert. Las redes sociales se han inundado de instantáneas como las que hay sobre estas líneas, ensalzando la unión.

Sin embargo, la armonía se ha roto cuando una decena de violentos se ha presentado hacia las 14.00 horas con pasamontañas y capuchas en la manifestación convocada en Madrid por el Sindicato de Estudiantes contra la LOMCE y los recortes y ha agredido con palos a algunos de ellos.

Han sido los propios manifestantes los que se han abalanzado contra este grupo para evitar las agresiones y, ayudados por trabajadores, han conseguido sacarlos de la marcha, que lleva dos horas transcurriendo sin indicentes.

Contra la LOMCE, los recortes educativos, la subida de tasas universitarias, así como para pedir la dimisión del ministro de Educación, José Ignacio Wert, más becas y la gratuidad de los libros de texto, ha arrancado a las 12.00 horas desde la calle Atocha.

Tras una pancarta en la que se puede leer 'No a la contrarreforma franquista. Becas sí, tasas No, Wert dimisión', tres centenares de estudiantes, aproximadamente, han iniciado la marcha acompañados de numerosos trabajadores de la planta de Coca-Cola de Fuenlabrada (Madrid) que reclamaban 'No al cierre de fábricas de Coca-Cola'.

La portavoz del sindicato, Ana García, ha asegurado al comienzo del acto que organización estába “tranquila” ante posibles disturbios porque sus marchas “son siempre pacíficas”. Asimismo, ha señalado que el sindicato cuenta con un servicio de orden para que la manifestación pueda desarrollarse pacíficamente.

Antes, por la mañana, los incidentes violentos se repitieron en algunas facultades de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). En la de derecho, concretamente, varios encapuchados han lanzado dos bombas de humo. Por el momento, hay un detenido por posesión de material inflamable en Madrid y otros cuatro en Bilbao por quemar contenedores. En la capital los bomberos han tenido también que apagar varias barricadas.