Compartir

Un día más tarde del famoso 'mecherazo' a Cristiano Ronaldo en el Vicente Calderón, un aficionado quiso repetir la escena pero decidió coger un perro que se encontraba en la grada para agredir al árbitro. Este suceso sucedió durante la segunda mitad del partido entre el Comarca del Mármol y La Cañada, en la localidad almeriense de Olula del Río.

El hombre que realizó esta 'locura' fue imputado por la Guardia Civil por maltrato animal. Pues bien, diez días más tarde el Juzgado de Purchena ha deliberado que deberá pagar una simple multa de 200 euros por una falta de daños.

Goofy- el perro que sufrió los daños- no ha sufrido lesiones de consideración, y ese ha sido el argumento que se ha dado para que el agresor no haya sido condenado a una pena de cárcel que es de un año. El autor de la agresión deberá pagar a la familia del perro los gastos veterinarios y los costes judiciales.

El perro se encuentra en su casa junto a su familia pero en un principio se temió por su vida, ya quedó inconsciente unos segundos en el terreno de juego.