Compartir

A partir de este domingo, los pasajeros que vuelen con la compañía deberán pagar estos precios reducidos por facturar sus maletas en vez de los 60 euros que la aerolínea establecía como tarifa hasta ahora, “igualando así sus cargos a los de sus competidores”. Ésta es la última de una serie de seis mejoras que la low cost pretende llevar a cabo en su servicio, tras recopilar la opinión de sus clientes a través de una encuesta lanzada en su web.

Medidas que implementará durante los próximos seis meses, hasta marzo de 2014 y que incluyen 'vuelos silenciosos' al eliminar los anuncios a bordo en algunos vuelos, 24 horas para modificar las reservas, segunda bolsa de mano gratis (no superior a 35x20x20 centímetros), reducción del coste por imprimir la tarjeta de embarque y la asignación de asientos, entre otros.

Hay que recordar que una sentencia del Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid en diciembre declaró nulas por “abusivas” e ir en contra de la legislación de protección a los consumidores hasta ocho cláusulas de la aerolínea Ryanair, que deberá no utilizar en el futuro, entre las que se encuentra el recargo por la impresión de la tarjeta de embarque en el aeropuerto. La 'low cost' ya ha confirmado que recurrirá la sentencia.