Compartir

El Día de los Inocentes es la jornada dorada de los bromistas. Te proponemos bromas de hoy y de siempre para que te lo pases bien.

  • 1- El clásico monigote: puedes colgarlo de la bata del profesor, pegárselo a tu madre en el abrigo cuando salga al mercado, marcar con él a algún compañero de oficina cuando os saludéis por la mañana… Pude parecer naíf, pero tu 'víctima' pasará un buen rato de desconcierto preguntándose por qué es el centro de todas las miradas. ¡Inocente!
  • 2- El móvil: ¿Tienes algún amigo de esos que no pude separarse de su smartphone? ¿Cada vez que quedáis está más pendiente del dichosa pantallita que de lo que tú le cuentas? Pues bien. Hoy es el día idóneo para darle 'una lección'. Nada hay más cruel para estos especímenes que cambiarles el idioma del sistema operativo en la configuración. Invéntate una excusa para hacerte con el aparato y ejecuta tu maléfico plan como quien no quiere la cosa. Puede pasar un buen rato hasta que logre recuperarlo, especialmente si optas por algún alfabeto exótico, como el japonés o el cirílico. Si antes además le cambias el tono de llamada por ejemplo con la canción del anuncio de Loterías de este año, tu maldad será completa…
  • 3- Cambiar el azúcar por sal: Con esta broma dejarás claro que es el Día de los Inocentes desde el café de la primera hora de la mañana. Eso y que hay que tener mucho cuidado contigo…
  • 4- La moneda: Otro clásico que siempre funciona. Coge una moneda de un euro al menos, que resulte atractiva, y pégala en un sitio estratégico con Súper Glue. Tienes risas para todo el día: Seguro que todos los miembros de tu familia o tus compis de trabajo desfilarán uno a uno intentado cogerla.
  • 5- Cambia la hora del reloj: De hecho, cambia la hora de todos los relojes de la casa. Volverás loca a tu familia.
  • 6- La pasta de dientes: otro clásico también muy eficiente. Aprovecha mientras duerme tu 'víctima' para ponerle un poco de pasta de dientes en la cara. Al despertar se llevará un buen susto, pensará que padece alguna enfermedad terrible, y tardará un buen rato en poder limpiarse.
  • 7- La puerta: Una puerta que se abre es siempre una oportunidad para preparar sorpresas que nos arranquen unas buenas carcajadas. El 'buh' en la oscuridad es efectivos, pero también puedes optar por 'asustar' a tu víctima con un animal repugnante (verdadero o falso): arañas, ratones, asquerosas cucarachas… Las posibilidades son múltiples. Pero, ¿y si la puerta no se abre? Si hay dos puertas enfrentadas puedes optar por atar los pomos entre sí. Si lo tensas lo suficiente será imposible abrir ninguna de las dos…
  • 8- Échale una mano: Uno de los artículos clásicos que encontrarás en cualquier tienda de bromas son las manos falsas. Convenientemente provisto de una de ellas dejarás helados a todos los que te saluden cuando se queden con tu mano…
  • 9- El pedido: ¿Te imaginas la cara que se le va a quedar a ese amigo tuyo cuando reciba quince pizzas? ¿Cabrán en una sola moto o irán dos metros a llevarlas? Cuando se le pase el disgusto seguro que te lo cuenta…
  • 10- La llamada: Puedes compincharte con algún amigo o contratar alguno de los servicios de este tipo que se ofrecen por Internet. La idea es que un desconocido llama a tu 'víctima' y se queda con ella. Por ejemplo, una mujer recibe una llamada de la responsable de un sex shop diciéndole que su marido tiene una importante cuenta pendiente… Los servicios de internet te permiten escuchar la broma en directo.