Compartir

En otra cosa no, pero en materia nocturna España es uno de los países europeos más avanzados. Da igual que el termómetro marque menos de 0 grados, que llueva o nieve, el joven español siempre se apunta a la fiesta. En estos últimos años, la ciudad de Salamanca se ha convertido en una de las primeras del mundo en celebrar el nuevo año, una excusa para montar una megafiesta para jóvenes, universitarios o no, en la Plaza Mayor de la ciudad castellano-leonesa.

Los gorros de Papá Noel y una fiesta de luz y sonido iluminaron una noche de unión entre miles de jóvenes que se ha traducido en un expediente sancionador a los organizadores de la Nochevieja Universitaria por parte del Ayuntamiento de Salamanca. El motivo es la proyección de publicidad de bebidas alcohólicas sobre la fachada de la Plaza Mayor, ya que no estaba autorizada.

Anoche unos 45.000 jóvenes se congregaron en la emblemática plaza salamantina para dar la bienvenida al nuevo año con un cubata en la mano y música a todo volumen. Centenares de autobuses llegaron desde muchos puntos de la península para pasar una noche que muchos no recordarán por altos niveles de alcohol.