Compartir

España repite curso de nuevo en la evaluación internacional del Informe PISA del año 2012. El rendimiento de nuestros alumnos está por debajo de la media y no mejora respecto al informe anterior de 2009, y sigue siendo peor que el de la mayoría de países que integran la OCDE y la Unión Europa. 

¿Qué es exactamente esto del Informe PISA? Es una prueba que intenta ir más allá de lo que los alumnos han estudiado. Plantea cuestiones prácticas- problemas, situaciones cotidianas- para comprobar si saben aplicar lo que han aprendido. Se compone de tres pruebas con resultados totalmente independientes: Matemáticas, Lectura y Ciencias. En el de 2009 se centró en la competencia lectora mientras que en 2012 se ha fijado en matemáticas.

Pero… ¿Es representativo este informe del nivel educativo de nuestro país? En España, año a año se ha ido incrementado el número de comunidades que han participado en este informe y en el último examen de 2012 se han presentado más de 25.000 alumnos, aunque tres comunidades se quedan fuera: Canarias, Castilla- La Mancha y Comunidad Valenciana.

El clamor social culpabiliza de estos resultados a los recortes del ministro de Educación, José Ignacio Wert, y a los continuos cambios normativos en la materia que incorporan tanto el Partido Popular como el Partido Socialista al llegar al poder. Pero… ¿Está bien enfocado ese debate? ¿Es justo centrar toda la responsabilidad del fracaso educativo a las medidas de uno u otro gobierno?

Para Nicolás Fernández, presidente nacional de la Asociación Nacional de Profesionales de la Enseñanza (ANPE), señala que la realidad que se plantea en España a nivel de legislación educativa suele ser bastante diferente de lo que realmente ocurre: “El modelo educativo de la LOGSE no se ha cambiado ni con el PP ni con el PSOE. La reforma del ministro Wert es una modificación parcial que pretende ser más exigente con la evaluación pero que mantiene las bases principales de la anterior ley en educación”.

Jesús María Sánchez, presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), destaca que el sistema educativo español necesita de tranquilidad para funcionar a pleno rendimiento: “Este continuo cambio perjudica al alumnado y al profesorado. Se debe tener una normativa básica del Estado que no se varía al antojo de la política”.

Para 2014, el recorte en educación está fijado en los 7.300 millones de euros. Pocas son las administraciones que no han 'metido la tijera' en escuelas y universidades, algo que evidentemente se deja notar en la calidad de la enseñanza. Según los datos de la Federación de Enseñanza de CCOO, Castilla- La Mancha- recorte de presupuesto del 31,1% desde 2010-, el ministerio de Educación- recorte del 30,4%- y Cataluña- con una caída del 24%– lideran este 'simbólico ranking de los recortes'.

“Los recortes tienen mucho que ver en estos malos resultados. En la Comunidad de Madrid se da una dualidad sorprendente. Los alumnos de la región consiguen muy buenos resultados en el Informe PISA pero luego la tasa de abandono y fracaso escolar es muy alta. Eso es algo que dice mucho del sistema educativo español”, señala Sánchez.

Fernández destaca que el problema, más allá de una ley que se llame LOE o LOGSE, está en dar “un salto de calidad en lo que se ofrece en las aulas”. Para el presidente de ANPE ” se ha avanzado en materia de abandono escolar- que aún es alto- pero hay que comprometerse a buscar un nivel más exigible basado en el aprendizaje”.

Otro de los aspectos más a tener en cuenta a la hora de valorar el nivel educativo de nuestro país es la llamada 'masificación' de las aulas. Algo, que en opinión del dirigente de ANPE, en España no es una circunstancia destacada: “El ratio profesor/ alumno que estamos acostumbrados a ver en los medios es erróneo. No tiene sentido decir que las aulas están masificadas cuando por una misma clase pasan hasta siete profesores al día. Las cifras estaban por encima de la media de la Unión Europea y se han bajado desde la incorporación de la LOGSE”.

¿TENEMOS UN PROFESORADO ADECUADO A LAS CIFRAS QUE OBTENEMOS?

“Los profesionales que tenemos son competentes, muy cualificados y preparados pero, sin embargo, una de las lagunas del colectivo en España es la ausencia de una carrera profesional que motive e incentiva a los docentes como sucede en otros países”, destaca Sánchez. 

En Finlandia se prepara bien a los profesionales, la sociedad confía en ellos y se les retribuye de una manera adecuada. Aquí ese modelo está por llegar. Las distintas reformas educativas se han centrado en los alumnos pero no en el profesorado, y eso es un claro error”, apunta el presidente de ANPE.

CEAPA coincide con la idea de que “la formación del profesorado es esencial” y propone “nuevas formas de elección de los docentes, ya que es un proceso anclado en los años 70”. Además Jesús María Sánchez, presidente del colectivo, destaca que “no puede ser que un docente se quede en la enseñanza universitaria, debe seguir evolucionando y obteniendo una formación continuada“.

¿ES ERRÓNEO QUE LAS CCAA TENGAN COMPETENCIAS EN MATERIA EDUCATIVA?

La reforma educativa del ministro Wert quiere evitar que haya “17 sistemas educativos totalmente opuestos” en España, en correspondencia con las comunidades autónomas.

En nuestro país, las competencias están distribuidas entre el Estado- que se encarga de garantizar la homogeneidad en el modelo educativo- y las CCAA- que se ocupan de operar los centros de enseñanza. 

Los alumnos de Navarra, Madrid y Castilla y León son los que mejores resultados obtienen en el informe PISA, mientras que en el lado opuesto se encuentran los de Murcia y Extremadura. ¿Afecta realmente a los resultados que cada comunidad autónoma tenga un modelo educativo?

“Evidentemente, sí. En España debería existir un único modelo, respetando las transferencias. Por ello, PISA pone de manifiesto la desigualdad entre unas CCAA y otras. Este modelo educativo ahonda en la desvertebración, en dar más competencia a las comunidades autónomas y eso es un error”, destaca Jesús María Sánchez.

Desde CEAPA asumen que “cada CCAA tiene su muestra propia pero lo que realmente falla en el modelo es el gestor de la educación. Lo que provocan estos nefastos resultados son los recortes que han incidido en reducir el nivel de nuestros alumnos de forma alarmante”.

Y al margen de profesores y leyes educativas, pero con una gran relación con ambas, aparecen las familias, sin duda otro de los pilares del sistema de enseñanza.

¿Qué papel juegan éstas en los resultados escolares de sus hijos? ¿Mayor que el de los profesores? Jesús María Sánchez (CEAPA) cree “se debería fomentar el papel de los padres y el alumnado en los centros escolares. En este aspecto, la nueva ley Wert da un paso atrás ya que evita que los consejos escolares tengan un mayor poder decisorio y caiga toda la responsabilidad en la palabra del director. No va a beneficiar al sistema en absoluto”.

La relación entre escuela y padres debe darse porque ambas participan en el proceso educativo. Es un error delegar esa tarea a los padres. En el colegio no sólo se aprende, también se educa. Nos complementamos unos a otros”, destaca el presidente de CEAPA.

LOS PROBLEMAS EN CASA, FACTOR A TENER MUY EN CUENTA

Durante los últimos años, los problemas económicos y en muchos casos sociales han hecho que desde las propias familias el nivel de atención y educación a los alumnos no haya sido todo lo necesario que se recomienda. Para José Javier Rodríguez Zarza, educador social, “los problemas familiares son factor determinante en el informe PISA. El éxito o el fracaso escolar depende de lo que ocurra durante el día a día en las casas de los jóvenes españoles”.

En la mayoría de casos, que el padre o la madre de una familia quede en paro o se encuentre en una situación económica delicada acaba afectando a los alumnos: “Los jóvenes en España se encuentran en una situación de doble afectación. Familias con carencias que sufren un deterioro del estrés y por otro lado, una disminución de la inversión en material escolar, libros o actividades extraescolares que favorecen la integración de los chicos en el sistema. Todo ello es un cóctel explosivo que sumado a la falta de recursos afecta al bajo rendimiento de nuestros alumnos y explica en consecuencia los datos de PISA”, apunta Rodríguez Zarza.

No sólo son los alumnos los que sufren los recortes del gobierno de Rajoy y más concretamente del ministerio de Educación. La 'tijera' también ha llegado a los educadores sociales y eso acaba repercutiendo negativamente al alumnado: “El número de despidos ha aumentado, las horas que se dedicaban en los centros también y eso ha provocado que en muchos casos no se pueda atender de la manera necesaria a los alumnos. Lo que se analizaba en una hora, por ejemplo, hay que hacerlo en treinta minutos”, señala este educador social.

“No hay que negar la enfermedad. Nuestro objetivo pasa por dar mayor autonomía a los centros con una “rigurosa” rendición de cuentas, implantar un sistema de evaluaciones externas, aumentar la colaboración del profesorado, más carrera profesional para este colectivo con “incentivos asociados al buen desempeño de su labor”, más tiempo a las asignaturas instrumentales y mayor flexibilidad al sistema. Todo ello encajan en la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE)“, apuntó recientemente José Ignacio Wert, ministro de Educación.

Su deseo- y seguro que el de muchos- es que los efectos de su reforma generen en 2016- fecha del próximo informe- genere “más sonrisas” que en esta ocasión. Desde luego, lo que son sonrisas pocas hay por el momento.