Compartir

Un bebé húngaro ha conseguido sobrevivir en el vientre de su madre que llevaba muerta tres meses por una hemorragia cerebral. Los médicos observaron que había movimientos y que el feto se desarrollaba con absoluta normalidad, lo cual es prácticamente un milagro.

La madre, de 31 años, fue trasladada al hospital 15 semanas antes tras sufrir una hemorragia cerebral.

Los médicos califican de milagro este insólito hecho, ya que sólo se conocen tres casos así en el mundo. El bebé, que nació por cesárea el pasado mes de julio, alcanzó un peso de 1,400 kilos.

Según el responsable de la UCI del centro hospitalario, se encuentra en perfecto estado de salud.