Compartir

En materia de tiempo, los españoles estamos a la cola con respecto al resto de países en Europa. No sabemos gestionar nuestro tiempo, “porque nadie nos ha enseñado a valorarlo”, dice Ignacio Buqueras, presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles.

“El tiempo es lo único que nos iguala”, afirma Buqueras. Cada día, todos tenemos 86.400 segundos. De cómo nos los organizamos dependen muchísimas más cosas de las que podemos imaginar. Incluso nuestra felicidad, según el presidente de la Comisión. Y es que, como se suele decir, “el tiempo es oro”.

La Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles nació hace diez años con un objetivo bastante claro: equiparar los horarios españoles con los del resto de Europa, y concienciar a la sociedad sobre el valor del tiempo.

Esta semana han organizado un Congreso en Zaragoza, junto a la Universidad de Zaragoza y el Gobierno Aragonés, bajo el lema de 'Horarios Racionales YA'.

En España hacemos muchísimas cosas mal relacionadas con el uso del tiempo. Y en todos los ámbitos: desde el trabajo, hasta la vida personal o el tiempo de ocio.

Aunque la mayoría de nuestros malos hábitos, derivados del mal valor que le damos al tiempo, los tenemos más que asumidos en nuestras vidas, nunca es tarde para cambiarlos.

Se puede empezar por pequeñas cosas. Debemos “aprender que no todo es urgente”, dice Ignacio Buqueras. Por ejemplo, “no hace falta contestar todos los correos electrónicos que tenemos pendientes”, seguro que alguno puede esperar.

COMIDA

La alimentación es un aspecto fundamental, pero ¿cuántas veces la descuidamos porque tenemos prisa o nos falta tiempo?

El tiempo ideal que debemos emplear para comer es de unos cuarenta y cinco minutos aproximadamente, asegura Ignacio Buqueras. Además, dentro de ese tiempo la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles defiende que se deben dedicar diez o quince minutos al descanso.

Poco a poco, las empresas se están dando cuenta de que seguir esta recomendación es positivo y rentable. “Ya hay oficinas que, junto al comedor, tienen un espacio de descanso” asegura Buqueras.

TRABAJO

Pero hay muchas cosas más que se podrían cambiar en las oficinas de nuestro país. Por ejemplo, España es el país europeo en el que más tiempo perdemos haciendo reuniones. El motivo suele ser que casi nunca se fija una hora concreta para que finalicen. “En la Comisión creemos que no se deben convocar actos sin fijar previamente una hora tanto de inicio como de finalización”, señala el presidente.

El trabajo es el sitio donde más horas pasamos cada día, por lo que medir el tiempo en las empresas es fundamental. Ignacio Buqueras cree que “debemos terminar con la cultura del presentismo, que es tercermundista”, y que debemos centrarnos en buscar la eficiencia.
Otras medidas que propone, y que facilitarían la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, son los horarios flexibles de entrada y salida del trabajo. Además, cree que no se debe finalizar la jornada laboral más allá de las cinco o las seis de la tarde.

TELEVISIÓN

¿Qué programa de máxima audiencia termina en nuestro país antes de las doce de la noche? Prácticamente ninguno. Y, ¿por qué se juegan partidos de fútbol a las diez de la noche en un día laborable?

De estos horarios tan poco razonables también se queja Ignacio Buqueras, que asegura que en el Congreso celebrado esta semana han pedido que “los programas de 'prime time' no terminen más tarde de las once de la noche, como ocurre en Europa”.

SUEÑO

Por último, pero por supuesto no menos importante, están las horas de media que le dedicamos a dormir. “Dicen los médicos que de media los españoles dormimos 53 minutos menos que el resto de europeos. Esto afecta al rendimiento, al fracaso escolar, a la siniestralidad, a la productividad…”, asegura Ignacio Buqueras.