Compartir

En España se tienen hijos cada vez más tarde y se acentúa la brecha existente entre las madres españolas y extranjeras en cuanto a la edad media de maternidad. Mientras que entre las madres nacionales la primera maternidad está situada en los 32,1 años, en las madres extranjeras esta edad de maternidad se reduce a los 28,9 años lo que establece entre ambos grupos una clara diferencia en los hábitos familiares.

Y no solo se tienen hijos más tarde, sino que se reducen los nacimientos: Desde 2008, cuando nacieron 519.779 niños -el máximo en 30 años-, el número de partos ha bajado 12,8%. Con ello, la tasa bruta de natalidad, que es el número de nacimientos por cada mil habitantes, bajó en 2012 hasta 9,7 desde los 10,1 del año anterior. ¿Por qué este descenso? Las españolas tienen pocos hijos y, como veremos más adelante, los tienen cada vez más tarde. Según los expertos del INE se ha reducido la fecundidad -disminuyó el número de hijos por mujer desde 1,34 en 2011 a 1,32 en 2012-. Y también el número de mujeres en edad fértil.

De hecho, el número de mujeres entre 15 y 49 años desciende desde el año 2009, debido a que llegan a ese rango de edades cada vez menos mujeres por generación. En el centro de este último fenómeno la crisis de natalidad de los ochenta y primera mitad de los noventa, y al menor aporte de la inmigración exterior en estos últimos años.

Todos estos efectos, provocan que España esté envejeciendo a marchas forzadas. La natalidad cae y la mortalidad aumenta, a lo que hay que sumar la fuga de jóvenes en edad fértil por la crisis económica. Según los datos de este estudio, publicado hace pocos días, “durante 2012 nacieron en España 453.637 niños, un 3,9% menos que en el año anterior. El número de nacimientos registra así su cuarto año consecutivo de descensos”.

¿ES MEJOR, ES PEOR?

Todos los especialistas están de acuerdo en una cosa: la calidad del óvulo está directamente relacionada con la edad de la mujer. A mayor edad, menor calidad de óvulos. También coinciden en que A los 25 años. Baja lentamente hasta los 30. De los 30 a los 35 baja más. Y de los 35 en adelante empieza a caer en picado. La pérdida de calidad del óvulo con el paso del tiempo es un hecho.

Quizá por eso son muchos los especialistas que aconsejan a las mujeres que quieran postergar su maternidad más allá de los 30, que congelen sus óvulos. Además, la ovodonación por la búsqueda tardía del embarazo va creciendo. En 2008, el 14 por ciento de los tratamientos de fecundación tardía en el mundo desarrollado fueron por ovodonación. En 2009, el 14 por ciento. Y en el 2010, el 17 por ciento.

Los embarazos más cerca de los cuarenta años pueden tener más complicaciones: presión, preclampsia, diabetes gestacional. Pero, por otro lado, la mujer que busca ser madre después de los 40 se cuida más, hace actividad física, tiene el peso adecuado, come sano. 

Con el adecuado seguimiento médico un embarazo cerca de los 40 puede no ser un problema.