martes, 29 septiembre 2020 22:10

Los experimentos más locos: de la aguja en el ojo a las ovejas fluorescentes

Está claro que para hacer avanzar las ciencias son precisas grandes dosis de imaginación y de trabajo. También de valentía. Grandes (y no tan grandes) científicos rozan, a veces la locura.

  • Isaac Newton: El padre de la física moderna merece un lugar de honor en nuestro listado. Y es que, además de jugar con la célebre manzana, Newton hizo dolorosos experimentos con una aguja. En sus estudios sobre la luz y el color y su percepción, Newton se introdujo en el ojo la cabeza de una aguja hasta llegar detrás de la córnea al mismo cráneo… Afortunadamente, no se quedó ciego. Aunque se la jugó otra vez: Newton quería comprobar qué efecto tendría sobre sus ojos la exposición directa al sol y, por eso, se dedicó a mirarlo durante horas. Tuvo que encerrarse después en un cuarto oscuro varias horas para recuperarse. Pero tampoco en esta ocasión se quedó ciego.
  • Johann Conrad Dippel: En el baúl de los recuerdos se encuentran personajes como este científico del siglo XVII, intersado en la creación de Vida Artificial. No se sabe hasta qué punto es cierto, pero se ganó la reputación de robar al mas para crear a sus propios 'homúnculos'.
  • Nikola Tesla: Cualquier listado de científicos locos debe incluir al padre de la corriente alterna. Se dice que los experimentos de Tesla con la electricidad tenían aterrorizados a sus vecinos y llegaron a provocar incluso pequeños terremotos. Entre los objetivos de Tesla se encontraba utilizar sus conocimientos en electricidad para hacer posible la invisibilidad y el teletransporte. ¿Lo logró? La leyenda de Tesla así lo apunta. Y las crónicas refieren que estudios suyos habrían hecho posible el 'experimento de Filadelfia', un proyecto secreto que, en 1943, habría logrado hacer desaparecer un buque de guerra en los astilleros navales de Filadelfia.
  • Ilya Ivanovich Ivanov: Este científico ruso se especializó en el campo de la inseminación artificial y para sus estudios, no dudaba en hacer todo tipo de 'perrerías' a los animales más variopintos. No obstante, su empeño más polémico fue el de crear un híbrido hombre-mono, para lo que quería inseminar a mujeres con semen de chimpancé. Primero por problemas técnicos y logísticos y, luego, porque fue repudiado por la comunidad científica, Ivanov no pudo lograr su sueño.
  • Ovejas y conejos fluorescentes: Entre los experimentos actuales más polémicos, la transgénesis ocupa uno de los lugares más destacados. Recientemente se han publicado sorprendentes reseñas sobre ovejas o conejos fluoresecentes, una anomalía que hace posible la modificación genética: en ambos casos los científicos emplearon genes de medusas para lograr el brillo. Las críticas de los defensores de los animales no se han hecho esperar, pero los científicos defienden que estos experimentos servirán para desarrollar medicamentos de base genética que ayuden a curar enfermedades.