Quantcast

Miles de indígenas colombianos apoyan con una marcha el paro del sector agrario

Medios locales coinciden en que la marcha indígena llegó al centro de Popayán, capital del convulso departamento del Cauca, en donde manifestaron su apoyo a las marchas campesinas.

En el parque principal, los aborígenes montaron tarimas en las que se presentaron actos musicales en solidaridad con las protestas pacíficas que se han realizado en el país.

La masiva presencia de los indígenas generó caos en las vías, pero no hubo desmanes porque la llamada guardia indígena, que porta un bastón de mando, controló la situación.

A través de un comunicado, el Consejo Regional del Cauca (CRIC), cargó contra las políticas económicas de globalización que según ellos, “afecta gravemente a la soberanía alimentaria del país, a pequeños y medianos productores del campo, al empleo y la producción nacional, y ha llevado a la crisis agraria”.

Rechazan la militarización de ciudades y califican las protestas de diferentes sectores del agro de “justas” y reclaman salidas negociadas.

Reiteran su rechazo a la firma de tratados de libre comercio, el código minero, ley forestal, planes departamentales de agua, ley sobre penalización de la comercialización de semillas no certificadas, entre otros de los que dicen “son los directos responsables de la crisis del campo colombiano”.

Llaman al Gobierno a hacer cambios estructurales de la política territorial, social, cultural y económica del país, ya que la “política actual y las respuestas que se están dando no resuelven la crisis” que vive el país.

Y piden a los “sectores populares” preparar “una gran movilización nacional unitaria con todos los sectores sociales, estudiantes, trabajadores, campesinos, indígenas, afrocolombianos, hombres y mujeres, de todas las regiones del país, para que avancemos hacia un modelo económico y social incluyente y equitativo”.

El sector agrario colombiano empezó el pasado 19 de agosto una huelga indefinida que el Gobierno ha podido mitigar en los últimos días a través de algunos acuerdos puntuales con campesinos de departamentos como Boyacá, Cundinamarca o Nariño, pero persisten focos conflictivos en el sur del país, especialmente en Cauca, Caquetá, Putumayo y Huila.

Comentarios de Facebook