Compartir

«Nunca más la guerra», fue el grito del Papa desde el balcón del Palacio Apostólico para pedir que no haya intervención armada en Siria. Tal y como hiciera Juan Pablo II en la víspera del ataque de la coalición internacional a Irak en la Guerra del Golfo en 1991, y usan, prácticamente las mismas palabras que pronunció entonces el papa polaco, Francisco reiteró su llamamiento a la comunidad interna…